lunes, 29 de abril de 2013

Pan de cebolla

¿Nos echabais de menos? Lo cierto es que llevo un mes con poquísimo tiempo libre y no he podido colgar recetas nuevas. No creáis que ha sido por falta de ideas, que recetas ricas y rápidas tenemos todavía un montón en la despensa!
El caso es que retomamos la actividad del blog con una receta de pan que va a ser muy sencilla y que vamos a poder hacer todos, aunque no tengamos mucha maña con el tema de amasar harina. Además, si os gusta la  cebolla vais a quedar encantados! Podremos usar esta receta como pan principal, como acompañamiento, como entrante, para el desayuno, con un chorrito de aceite... de mil maneras. Nos ponemos el mandil (que la harina nos va a manchar bastante) y a por ello!




DIFICULTAD: Fácil

TIEMPO DE PREPARACIÓN: Una hora y media.

INGREDIENTES PARA CUATRO PERSONAS:
- 125 gramos de harina normal.
- 125 gramos de harina de fuerza.
- 125 gramos de cebolla.
- Ajo en polvo.
- Mantequilla.
- Medio vaso de agua.
- Un sobre de levadura de repostería.
- Sal y pimienta.


PREPARACIÓN:
  • Empezamos la receta pochando la cebolla picada en trozos pequeñitos en una sartén con la mantequilla, sal y pimienta a fuego lento. En el momento en que la cebolla se ablanda y empieza a cambiar de color retiramos y metemos en la nevera para que se enfríe.


  • Una vez que la cebolla ha perdido temperatura (no hace falta que esté fría, basta con que se temple), en la encimera de la cocina mezclamos los dos tipos de harina con la levadura y una buena cantidad de ajo en polvo. Según os guste más o menos fuerte, añadiremos más o menos cantidad de ajo (o incluso no añadiremos ajo si queremos algo mucho más suave). Añadimos también la cebolla y una pizca pequeña de sal. Hacemos un hueco en el medio como si fuera un volcán y vamos añadiendo el agua poco a poco. Éste quizás sea el paso más delicado ya que si añadimos todo el agua de golpe nos va a rebosar y se va a perder por toda la encimera. Vamos añadiendo sorbitos de agua y mezclando con el harina hasta conseguir echar todo el agua y tener una masa pastosa.
  • Amasamos unos minutos hasta conseguir una masa más o menos homogénea que podamos manipularla sin que se nos quede pegada en las manos ni en la encimera.



  • Una vez que la tenemos lista, la cortamos en las porciones que deseemos (yo la corté en cuatro trozos) y las volvemos a amasar como si fueran albóndigas para darle una forma redonda. Cuando estén listas, dejamos que la masa repose unos 15 minutos.


  • Cuando lo tenemos listo, le damos la forma que se nos ocurra y hacemos un corte en la parte superior para que no se nos hinche demasiado al meterlo en el horno. Con ayuda de un pincel humedecemos bien toda la superficie con agua y la dejamos otra media hora para que la levadura haga su efecto.


  • Con el horno a 180ºC introducimos el pan hasta que se dore lo que deseemos, dependiendo del gusto de cada uno (aproximadamente unos 15 minutos para un dorado "normal"). Cuando estén listos, los sacamos del horno... y a disfrutarlos recién hechos o fríos, como prefiráis!! Espero que os guste, que aproveche!!!




Ya sabéis, si os gusta la receta o tenéis alguna sugerencia, dejadme un comentario. Gracias! ;)


Ya para terminar, os comentamos que nuestra amiga Susana, del blog Mi querida cocinera, nos ha concedido un premio "blog de oro"!! Como no puede ser de otra manera, mil gracias por acordarte de este humilde blog. Aprovecho la ocasión para invitaros al suyo. Si no lo conocéis aún, es una pasada y tiene un montón de recetas, echadle un vistazo!!



8 comentarios:

  1. Muy rico este pan, muy fácil, muy bien explicado y una cantidad ideal para mi. Seguro que la probaré. Muchas gracias Charles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por tu comentario! Si lo pruebas, dinos qué tal te ha quedado ;)

      Eliminar
  2. Tiene que estar estupendo este pan, porque me encanta la cebolla. ¿Me podrías decir si la levadura que has utilizado es de panadería o de repostería? Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! La levadura que utilicé es levadura de repostería. En su momento es la que tenía en casa y queda muy bien, aunque imagino que con levadura de panadería quedará también riquísimo, y algo más natural :)
      Gracias por el aviso, se me había olvidado comentarlo, lo incorporo ahora mismo a la receta!
      Pruébalo y me dices, seguro que te gusta!

      Eliminar
    2. Lo he hecho esta mañana y está buenísimo. Es una mezcla entre pan y bollo, un poco adictivo porque no podía parar de comerlo. La próxima semana (seguramente) lo publicaré en el blog con un enlace al tuyo. Y me encanta que sea con levadura de repostería, eso es lo que le marca la diferencia

      Eliminar
    3. Muchas gracias, me alegro de que te haya gustado!! Efectivamente, es adictivo porque queda riquísimo. Será un placer que aparezca en tu blog ;)

      Eliminar
  3. El premio te lo mereces, haces unas cosas fantásticas.
    BesaZos

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...